RizVN Login



Martes de la sexta semana de Pascua


 

DELEGACIÓN DIOCESANA DE APOSTOLADO SEGLAR


La labor de apostolado de la Iglesia Católica es su principal razón de ser, como ya lo hacían notar los padres conciliares allá por la mitad del S. IV cuando redactaban el nuevo Credo en los Concilios de Nicea y Constantinopla: “Creo en la Iglesia, que es UNA, SANTA, CATÓLICA y APOSTÓLICA”. Y es que la labor principal de la Iglesia es Anunciar la Buena Noticia a todos los hombres, pues sólo desde el conocimiento profundo de Dios hecho hombre por la encarnación de Jesucristo, podemos sentirnos amados por Dios con un Amor tan intenso que nos empuja a compartirlo con todos nuestros hermanos, transformando nuestro corazón de piedra en un corazón de carne que es capaz de sufrir con los que sufren y llorar con los que lloran. La evangelización que mana de la condición apostólica de la Iglesia, ha de ser prioridad para todo creyente, pues ya nos recordaba San Vicente: “De nada me sirve amar a Dios si mi prójimo no lo ama” y todos tenemos experiencia de que no se puede amar lo que no se conoce.

Partiendo de estas premisas es muy fácil entender la presencia de JMV en la Delegación de Apostolado Seglar de la Archidiócesis de Madrid, o de cualquier diócesis o nivel eclesial de España y del mundo. La Delegación de Apostolado Seglar de la Archidiócesis de Madrid está compuesta por un gran número de Asociaciones e Institutos religiosos presentes en su demarcación geográfica que comparten en común el papel preponderante del seglar (laico) en su composición, organización y gobierno. La delegación se encuentra animada por el Obispo Auxiliar de Madrid D. César Franco, quien orienta y guía el trabajo apostólico que desarrolla la Delegación. Nuestro trabajo consiste en primer lugar en el conocimiento mutuo de las diferentes Asociaciones e Institutos que formamos parte de la Delegación, para después programar actividades formativas, encuentros, jornadas, convivencias, etc… destinadas a afianzar en nosotros la responsabilidad de sentirnos evangelizadores en medio de nuestros ambientes.

Para mí poder representar a JMV en la Delegación de Apostolado Seglar significa muchas cosas, pero sobre todo refuerza mi sentimiento de pertenencia a la COMUNIDAD ECLESIAL. Es un momento de encuentro con muchos hermanos que viven, cada uno desde su carisma, la llamada de Dios a ser sus testigos en medio del mundo, cada uno con sus limitaciones, cada uno desde su realidad concreta, pero todos unidos a través de la oración mutua y del Amor insondable que sentimos en nuestro interior y que nos empuja a compartirlo con los demás. Me hace sentirme corresponsable junto con aquellas personas que han entregado su vida por entero a Dios (los consagrados) de que el mensaje liberador de Cristo llegue a todos los hombres, abriendo ante mis ojos una realidad a la que los sacerdotes y religiosos no pueden llegar muchas veces por los prejuicios que su opción de vida despierta en muchas personas de nuestra sociedad. Fortalece y enriquece mi fe con el testimonio de vida de otras personas que, al igual que yo, un día se encontraron con el Señor en su camino. Y me compromete de forma personal y como miembro de Juventudes Marianas Vicencianas con el desarrollo de la labor apostólica, entendiendo que, desde la realidad actual que vive la Iglesia, yo laico (seglar) soy corresponsable, junto a las personas de vida consagrada, de hacer que la barca de Pedro se mantenga a flote y llegue a las orillas de los nuevos horizontes, de tantas y tantas personas, que aún sin saberlo están sedientos de Dios y de su mensaje liberador.

Aprovechemos nuestro ser joven para descubrir a Jesucristo, el único que es Camino, Verdad y Vida.

“La juventud es tiempo privilegiado para la búsqueda y el encuentro con la verdad. Como ya dijo Platón: «Busca la Verdad mientras eres joven, pues si no lo haces, después se te escapará entre las manos» (…). Por tanto, os animo encarecidamente a no perder nunca dicha sensibilidad e ilusión por la verdad”.(Benedicto XVI, encuentro con profesores universitarios en la JMJ, Madrid 2011).

Francisco Javier Cremades, Representante del Consejo en la DAS

Inicio