RizVN Login



Jueves de la vigésima octava semana del tiempo ordinario

 

III ENCUENTRO DE ANIMACIÓN Y FORMACIÓN MISIONERA

Ver Artículo de la Revista JMV
Ver Programa del Encuentro

 

 

 

 

 

En el fin de semana del 29 al 31 de enero tuvo lugar en Santa Marta de Tomes (Salamanca), el encuentro Nacional del Equipo Misionero Vicenciano de Evangelización, donde JMV participó junto con otras Ramas de la Familia Vicenciana, y comunidades parroquiales y diocesanas donde el EMVE ha llevado a cabo Semanas de Evangelización.

La acogida tuvo lugar el viernes por la noche por parte de los miembros del equipo del EMVE, que motivaron a vivir este encuentro en un ambiente familiar. El sábado estuvo marcado por la formación, la oración, el encuentro con Dios y el enriquecimiento de compartir diversas experiencias en una mesa redonda. Comenzamos el día con la oración de Laudes en la capilla, poniéndonos en manos del Señor y acogiendo un día lleno de formación, sensibilización y animación misionera.

La formación de la mañana, bajo el título “Los agentes de de evangelización a la luz de la Evangelii Gaudium. Retos y desafíos”, estuvo a cargo de D. Juan Pablo García Maestro, hermano de la orden Trinitaria. Invitándonos a beber de nuestro propio pozo, el ponente nos introducía en una mañana formativa y de enriquecimiento, pues nos mostraba la importancia de recordar lo esencial del cristianismo, para así poder estar pendientes de aquello que nos pide nuestra sociedad en cada momento y para ello qué mejor manera de recordárnoslo que de manos de San Vicente de Paúl, quien decía: “la Iglesia es como una gran mies, que requiere obreros, pero obreros que trabajan”. Además de esto nos mostraba que la Iglesia nos llama a la misión, misión que nace de nosotros como bautizados, para poder ir al mundo haciendo discípulos del evangelio y sobreponernos así, como Iglesia, a la crisis de identidad que estamos sufriendo, pues como el ponente bien dijo “se nos ha olvidado cuál es nuestra misión como evangelizadores”. Por esto mismo nos recordaba la importancia de que la Iglesia debe evangelizarse a sí misma, pues ha llegado el momento de hablar de Dios, para que esta iglesia enferma de dolor y de sufrimiento recuerde que es una Iglesia misionera, llamada a evangelizar, llamada a salir de sí misma. Podemos decir que hoy día esta Iglesia es una iglesia dolorida, que cae constantemente en las tentaciones del individualismo, de la crisis de identidad, de la pereza pastoral, del resentimiento, de la mundanidad y de la guerras entre nosotros mismos, quedándonos en la propia tentación, y aunque Jesús también fue tentado, nosotros estamos llamados como cristianos a que con nuestra fe, poniéndonos en manos de Dios, sigamos su verdadero mensaje y no caigamos en estas tentaciones, para así poder ser misioneros en actitud de salida constante a la luz del evangelio.

Después de la ponencia que duró toda la mañana y parte de la tarde, concluimos el día con las experiencias contadas por las comunidades y parroquias inmersas en las misiones llevadas a cabo por el EMVE. Esta mesa redonda, además de ser un momento de compartir y de enriquecimiento personal, fue un momento de muchísima emoción, pues hablar de palabras, emociona, pero cuando los hechos hablan en sí mismos, es sin duda una experiencia terrenal de Dios. Recuerdo al párroco del Saladillo (Cádiz), a parte de su comunidad y las experiencias que contaron, a la Hija de la Caridad del Barrio de Espinardo (Murcia), la emoción con la que la Diócesis de Santander nos hablaban de los proyectos que tenían y las ganas con las que esperaban que todo llegase a buen puerto. Recuerdo también la comunidad de la Parroquia de la Solana que nerviosos ante el final de una etapa y el comienzo de otra, nos hablaban de cómo y de qué manera la misión había transformado sus vidas y cómo ahora ellos querían hacerlo con otros. Este momento fue la constatación de que el mensaje de Jesús, nuestra fe, nuestra Iglesia, tiene sentido en sí misma, en el hecho de sentirnos misioneros del Evangelio. Si sentimos esa llamada de Dios en nosotros, ahí es donde todo cobra sentido en sí mismo.

El encuentro concluyó el domingo con la Eucaristía, momento en que comunidad eclesial nos sentimos parte de algo único y muy real, que es la celebración de que Jesús como primer misionero que salió a anunciar el reino de Dios, nos amó hasta tal extremo que se entregó por nosotros, para que también nosotros hoy sigamos haciendo vida su palabra de amor en el hombre.

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Facebook: Emve España
Twitter: @EMVE2012

 


 

María Molina, Presidenta Nacional JMV

 

Entrevista al EMVE en TV local La Solana

 

embed video plugin powered by Union Development
Inicio