RizVN Login



Solemnidad nuestra Señora de Guadalupe, patrona de América y Filipinas


 

EXPERIENCIA MISIONERA ANGOLA 2010

Ver Artículo en Revista JMV

 

 



¡SUPERIORRRR! UN SUEÑO HECHO REALIDAD

 

Pues así es, uno de mis sueños se cumplió, cuando sabía que partía a tierra de misión, concretamente al municipio de Balombo, en la Provincia de Benguela, en el País de Angola y más allá, en el Continente Africano. Bien suena a lejanía, pues allí hemos estado dos misioneros Alex de la Provincia de Canarias y yo, Cristina, de la Provincia de Sevilla.

La experiencia ha sido grande, llena de amor, gozo, ilusión, valentía, miedos pasajeros… Un sinfín de momentos vividos que marcan una historia muy cercana y real de un municipio que vivió una guerra muy sufrida; y que aún está muy reciente.

Nuestra labor ha sido dedicada en mayor parte a la escuela, como acompañantes de los profesores, sintiendo ellos nuestra presencia y mano amiga en el trabajo diario. Siempre rodeados de niños que con su sencillez y dulzura, nos hacían sentir siempre feliz. Sin olvidar cada mañana antes de comenzar las clases, de entonar el himno de Angola, con todos los niños colocados en fila, en dirección de sentido a la bandera, tan sonado y tan sentido en nuestros corazones; seguido de la oración, como decía San Vicente: “Dame una persona de oración y será capaz de todo”

También tuvimos la oportunidad de ir en varias ocasiones al hospital, para poder compartir con los pacientes, mostrándoles una sonrisa alegre, el mejor “presente” que les podíamos hacer.

Balombo, está rodeada de montañas, entre ellas hay aldeas a las que llegábamos en aventura de todoterreno 4x4 -¡qué disfrute!-, por unos caminos arenosos, que parecían que nunca terminaban. Cuando estábamos en las aldeas, después de varios kilómetros llenos de paisajes preciosos, sentíamos una inmensa alegría y paz en nuestro interior, por estar tan lejos de nuestras ciudades y encontrarnos tan acogidos por gente tan cercana. Ambos nos preguntábamos muchas veces: “pero, ¿estamos en Angola?”.

En las aldeas, entre tantas que eran: visitamos las escuelas, ayudamos en el reparto de medicamentos con la clínica móvil; también evangelizamos y dimos a conocer la Asociación de JMV, junto a los más pequeños y jóvenes.

Tenemos que transmitiros que existen varios grupos de JMV en distintas ciudades, están muy motivados, trabajan con muchas ganas, se sienten interpelados por el Carisma Vicenciano y decir, que nos acogieron en todos estos lugares de forma sorprendente y espectacular. Después de lo vivido, terminábamos diciendo: “Estamos juntos aunque la distancia sea grande”.

Gente de mucha FE, en mayúsculas, partícipes de unas eucaristías bien bonitas, repletas de adultos, jóvenes y crianzas, siempre animadas por cantos al toque africano de palmas.

Por último, dar gracias a Dios, a las Hijas de la Caridad de la Provincia de San Vicente, a una comunidad cercana y acogedora de hermanas en Balombo y sin olvidar a la gente de JMV que tanto nos tuvo presente e hizo que nos sintiéramos misioneros, testigos de la FE que llevamos dentro. ¡Gracias por la oportunidad! ¡Un regalo de Dios! Animamos a todas aquellas personas que tengan o descubran la inquietud misionera, que sean valientes y se sumerjan en CRISTO. ¡Merece la pena!
 

Cristina Santana Gil, Cádiz (Provincia de Sevilla)


Inicio