RizVN Login



Martes de la sexta semana de Pascua


 

EXPERIENCIA MISIONERA HONDURAS

Ver Artículo en Revista JMV

 

 

 

Papeles amarillos
 

 

Hay un cajón en la casa con un montón de papeles amarillos. Visto desde fuera sólo son eso, papeles amarillos y bastante viejos, escritos a mano, unos, y con máquina de escribir y corrector, otros. Claro, son de antes de 1985. Sin embargo, para nosotros son un tesoro, un legado. Guardan la memoria de los primeros jóvenes misioneros de JMV que estuvieron en Honduras. Describen las reuniones, la organización, las alegrías, las dificultades, la vida de fe y oración, los gastos... pero, sobre todo, la ilusión de aquellos primeros misioneros que fueron abriendo camino y haciendo realidad la vocación laical misionera en JMV.
 
Eran grupos muy grandes, de más de 20 personas, que se repartían a lo largo del país, en las diferentes parroquias, que eran muchas, y acciones pastorales diversas: formación ca-tequética, campañas de evangelización, formación de valores con jóvenes y niños, acompañamiento a los grupos de JMV, pastoral social.
 
Los fundamentos y los objetivos siempre han sido los mismos desde el comienzo: ser Iglesia, estar cerca de los más pobres, suscitar el Reino de Dios, hacer de la vocación laica y misionera una realidad de servicio, de entrega desinteresada, de compartir Fe, Vida y Misión, desde el carisma vicentino. Son muchas y muchos los misioneros de JMV que, desde entonces, han formado parte de la Comunidad Permanente misionera de Honduras. Siempre buscando una acción misionera diversificada junto a la Familia Vicentina y, desde la diócesis, aportando desde nuestro carisma vicentino y desde la diversidad de capacidades y dones. Han sido muchos los campos pastorales donde se ha compartido: Pastoral Social, Pastoral Penitenciaria, Pastoral Educativa, Pastoral Juvenil, JMV, Campaña Infantil, Pastoral del Buen Samaritano (VIH y SIDA), Escuela de Catequesis, Programa Puerta Abierta, Programa Amigos para Siempre, Albergue Federico Ozanam y en diversos trabajos y acciones de las diferentes parroquias. Ha sido un lujo, un regalo, poder vivir nuestra vocación misionera en comunidad, nos sentimos privilegiadas y felices de dar respuesta a lo que Dios nos pide y sentirnos familia vicentina.
 
Junto a estos papeles, también hay revistas amarillas, con las primeras fotos en blanco y negro, llenas de historias y reflexiones de tantas experiencias misioneras vividas y contadas con el corazón en aquellos primeros años. A Honduras solía llegar varios meses más tarde, pero esperábamos con ansiedad para leerla y ver las fotos de "los misioneros de verano"... después ya en color.
 
La revista de JMV no sólo ha estado en el proceso de la vida de la Asociación, sino de muchas otras personas y familias que la recibían tanto en España como aquí, en Honduras. Agradecer desde aquí a tantas personas que colaboraron y colaboran en su elaboración a lo largo de todo este tiempo y que han hecho posible que nos sintiéramos más cerca y partícipes de la Asociación de JMV.

 

 

Idoia Makadaga, Misionera Laica Vicenciana en Honduras
 

 


ARCHIVO AÑOS ANTERIORES

EXPERIENCIA MISIONERA HONDURAS 2014

EXPERIENCIA MISIONERA HONDURAS 2010

EXPERIENCIA MISIONERA HONDURAS 2009

Inicio